Reutilizar el aceite al cocinar

96 186 42 71
Reutilizar el aceite al cocinar

La recogida de aceites usados de cocina es más frecuente de lo que uno piensa porque así evitamos riesgos ambientales. El aceite se puede guardar y volver a utilizar, pero hay que saber que pierde sus virtudes y propiedades. En líneas generales, el aceite de girasol no debe reutilizarse en más de dos ocasiones y el de oliva hasta en cinco o seis veces si está muy limpio.

En primer lugar, hay que decidir qué aceite es el más idóneo. El aceite de girasol es más económico que el de oliva, aunque, como hemos explicado anteriormente, este puede reutilizarse más veces y resiste mucho mejor las temperaturas elevadas. Asimismo, los fritos con aceite de oliva absorben una cantidad de aceite mucho menor.

En la recogida de aceites usados de cocina se valora de la misma forma este tipo de aceites porque el objetivo final es su reconversión. Si está oscurecido o denso, lo mejor es no utilizarlo y desecharlo de forma inmediata porque ha perdido sus propiedades.

La temperatura es un aspecto clave para reciclar. El primero de los consejos a tener en cuenta es que el aceite no debe calentarse en exceso ni humear. Cuando esto ocurre, se forman compuestos que dañan la salud. Por ese motivo, la fritura no debe superar los 180 ºC de temperatura.

Es cierto que el termostato de una freidora nos permite controlar esta temperatura, pero en una sartén es algo más difícil, aunque no imposible. Para mayor seguridad se puede echar un trozo de pan y comprobar si sube rápido. Cuando el aceite se quema o humea, no debe reutilizarse porque las sustancias son potencialmente tóxicas.

En Reciclaceite te asesoramos sobre la recogida de aceites usados tanto a domicilio como negocios de hostelería. También te hacemos un estudio personalizado sobre las necesidades de tu empresa.

haz clic para copiar mailmail copiado