La peligrosa reutilización del aceite de freír

96 186 42 71
La peligrosa reutilización del aceite de freír

La recogida de aceites usados de cocina responde a una creciente demanda y sensibilidad por parte de nuestros hogares y de la hostelería. Ello nos lleva a preguntarnos cuándo debemos dejar de reutilizar un aceite porque no solo ha perdido sus propiedades, sino que, además, puede perjudicar nuestra salud.

Respecto a ella, se reducen a tres los peligros que justifican la recogida de aceites usados de cocina:

1. La formación de polímeros grasos que comportan riesgos de accidentes vasculares.

2. La formación de radicales libres que favorecen el envejecimiento y mutaciones de nuestras células.

3. La creación de ácidos grasos trans que también perjudican a nuestras venas y arterias.

Sin embargo, podemos usar nuestros aceites hasta cinco veces si tenemos en cuenta las siguientes medidas:

1. Nuestro aceite de freír, si es de oliva, ha de ser virgen extra y, si es de girasol, alto oleico y nunca debe superar los 180 ºC. Más allá de esa temperatura, empieza a descomponerse.

2. Los alimentos que vayamos a freír deben estar secos y nunca debemos tapar las sartenes, ya que el agua o vapor de agua también aceleran la descomposición.

3. Siempre que queramos guardar el aceite para reutilizarlo, debemos colarlo con el fin de limpiar todos los residuos.

4. Debe permanecer en un lugar fresco y alejado de la luz.

5. Solo lo podemos reutilizar para freír o cocinar, nunca para marinar o tomar en crudo.

6. Tampoco conviene mezclar aceite nuevo con aceite usado.

Nuestra dieta mediterránea es una de las más saludables que hay y las frituras forman parte de la misma. La reutilización inadecuada de nuestros aceites es peligrosa: aprendamos a volverlos a usar correctamente. Si tenemos en cuenta los consejos anteriores, podremos disfrutar de una cocina sana, rica y variada.

Desde Reciclaceite esperamos que te haya resultado útil esta información.

haz clic para copiar mailmail copiado